ARCILLA REFRACTARIA

Presentación:

Bolsas de 5 Kg., 10 Kg. Y 30 Kg.

Arcilla Refractaria FARA

+INFO

Se puede aumentar la resistencia del mortero al calor y al fuego agregando arcilla refractaria a la mezcla. La arcilla refractaria es un tipo de arcilla que puede soportar temperaturas extremadamente altas sin descomponerse. El mortero de arcilla refractaria tradicionalmente ha sido elaborado mediante la adición de arcilla refractaria a una mezcla regular de mortero de cemento, a menudo con cal.

Aplicación:

Parrillas, chimeneas, hornos, incineradores, estufas, revestimientos de la construcción en general.

Cualidades:

Facilidad de preparación. Con la cantidad de agua requerida (de acuerdo a la experiencia del instalador), permite una excelente colocación del refractario debido a su trabajabilidad y plasticidad, propiedad relacionada con:

– Retención de agua.

– Finura (granulometría).

– Composición de la mezcla.

 

Recomendaciones de uso:

Para su mejor aplicación, utilización y servicio, se recomienda la siguiente proporción:

– 10 partes de arcilla

– 1/2 a 1 parte de cemento Portland

– 1/2 a 1 parte de cal

Agua: la necesaria para que la junta sea de 1 a 2 mm. El agregado de cal y cemento mejoran las condiciones naturales de la arcilla refractaria, en lo que respecta a su fragüe hidráulico (a temperatura ambiente) y cerámico (a alta temperatura).

 

Materiales refractarios
Los materiales refractarios deben mantener su resistencia y estructura a altas temperaturas, resistir los choques térmicos, ser químicamente inerte, presentar una baja conductividad térmica y un bajo coeficiente de dilatación. Los óxidos de aluminio (alumina), de silicio (sílice) y magnesio (óxido de magnesio) son los materiales refractarios más importantes. Otro óxido que se encuentran generalmente en materiales refractarios es el óxido de calcio (cal). Las arcillas refractarias también se utilizan ampliamente en la fabricación de materiales refractarios, como puedes ser la chamota.

El dióxido de circonio (circonita) se utiliza cuando hay que soportar temperaturas extremadamente elevadas. El carburo de silicio y el carbono son materiales refractarios de gran resistencia a altas temperaturas pero arden en presencia de oxígeno si desaparece su protección de dióxido de silicio.

Compuestos binarios, tales como el carburo de wolframio o el nitruro de boro pueden ser muy refractarios. El carburo hafnio es el compuesto binario más refractario conocido, con un punto de fusión de 3890 °C. El compuesto ternario carburo de tántalo hafnio tiene uno de los más altos puntos de fusión conocidos (4215 °C).

Los materiales se deben elegir en función de las condiciones de utilización, por ejemplo, el carbono no puede ser utilizado si debe estar en contacto con el oxígeno porque ardería. Los materiales refractarios ácidos no se pueden utilizar en presencia de una base química y viceversa dado que se produciría corrosión. El circonio, la chamota y el dióxido de silicio son ácidos, la dolomita y la magnesita son básicas, mientras que el óxido de aluminio, la cromita, el carburo de silicio o el carbono son neutros.

También son utilizados metales refractarios como el wolframio, el molibdeno o el tántalo

 

Ir a Fuente